Gello: la Lilith de la Grecia Antigua  

Balbuceado por (Aelfwine) Sebastián Beringheli


Gello, la Lilith de la Grecia Antigua.

Gello, a veces llamada La princesa de la oscuridad, es una vampiresa mencionada por la poetisa griega Safo, y cuyo nombre abona las leyendas de vampiros desde una época tan remota como el año 600 a.C.

Las historias bizantinas se refieren a ella como Gylu, un demonio nocturno de prodigiosas habilidades. Sus aventuras fueron consignadas en un antiquísimo texto llamado Apotrofe tes miaras kai akazartu Gyllus, es decir, Para evitar a la impía e impura Gyllu. Esta historia tiene una doble funcion: la de narrar la historia de Gello e informar sobre como evitarla mediante conjuros y encantamientos.

Siguiendo la línea del texto, Gello fue una hermosa doncella de la isla de Lesbos que murió sin dejar descendencia; en cuyo caso se tradujo en una vida de ultratumba dedicada a la peor venganza: exterminar a todas las niñas y madres que se crucen en su camino. En este sentido, la historia y tragedia de Gello es notablemente similar a la de Lilith, la madre de los vampiros.

En una flagrante oposición a las leyes de Lesbos, Gello utiliza la magia negra para conseguir sus propósitos. Se dice que recorre las aldeas al amparo de la noche, raptando a las niñas más hermosas y jugando con ellas hasta que llega el amanecer, momento en el que abandona toda operación lúdica y pasa rápidamente a alimentarse con su sangre.

Se cree que si la vampiresa Gello es capturada, ella responderá a casi cualquier pregunta que se le formule, salvo una cosa: sus 13 nombres, ya que con esta información cualquiera podría ejercer un poder absoluto sobre ella.

Ni siquiera un beligerante triunvirato de ángeles, Sansenoy, Semangeloph y Senoy, lograron vencerla sin conocer sus nombres secretos. Según narra la leyenda, los ángeles fueron convocados por una hechicera que había perdido a su hija a manos de Gello. Cuando los ángeles la atraparon, la forzaron a decirles sus nombres, en cuya posesión aprovecharon para obligarla a alimentarse con la leche de aquella hechicera. Gello lo hizo, e inmediatamente vomitó el cuerpo aún vivo de la niña.

Según algunos Gello murió a manos de aquellos ángeles, que luego adoptarían el rol de santos en la tradición, bajo los nombres de Sines, Sinodorus y Sinisius. No obstante, Gello continuó apareciendo en relatos cada vez más espeluznantes, aunque de un modo más prudente, ya que sus nombres eran conocidos por todos.

La lista de sus epítetos son:

Anavadalaia (Altísima)
Apletou (Insaciable)
Byzou (Sanguinaria)
Chamodracaena (Serpiente)
Gulou (Pétrea)
Marmarou (Temperamental)
Mora (Muerta)
Paidopniktia (Estranguladora de niñas)
Pelagia (Marítima),
Petasia (Alada)
Psychanaspastria (Cazadora de almas)
Strigla (Raptora)
Vordona (Halcona)




Más razas de vampiros. I Nombres de vampiresas.


Más historias de vampiros:
El artículo: Gello, la Lilith de la Grecia Antigua fue realizado por Los Otros Vampiros. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

0 comentarios

Publicar un comentario en la entrada